junio 12, 2024

He vuelto, luego de un episodio oscuro al cual espero no volver jamás. Drogas, depresión y otras malas decisiones me han mantenido al margen de toda relación humana. La vida intimidante, me amenazaba con abandonarme…al igual que lo hicieron todos los demás. He vuelto por “aire fresco”, para sacudirme y volver a hacerme camino.

Dicen que las segundas partes nunca son buenas pero, yo creo que a veces sí lo son.

Esto me pone a pensar en esas rolas que son recreaciones musicales de canciones ya existentes y reflexiono sobre el papel que juegan en nuestra vida. ¿Realmente necesitamos que una canción se nos presente más de una vez? Es decir ¿para qué volver a decir algo que ya se dijo?

Luego recapacito y caigo en cuenta que es como cuando escuchas una idea en la que estas de acuerdo pero no te convence del todo, y decides plasmar tu punto de vista.

Entiendo que los llamados covers tienen distintas formas y distintos objetivos, y comprender eso fue lo que me llevó a identificar la intención de ciertas canciones y así, poderlas apreciar mejor.

Algunas basadas en grandes éxitos y otras que más bien parecen gritarle al mundo “¡hey! Escuchen esta joya ¿Por qué no es famosa?

Hay unos covers que buscan reproducir la versión original lo más parecido posible a manera de homenaje, canciones como _”I started a Joke”_ de Faith no More que renuncian su onda metalera para interpretar una versión de lo que los Bee Gees habían grabado décadas antes. Entiendo que en ese caso los rockeros quieren brindar un respetuoso homenaje a quienes fueron los reyes de la música disco.

Por otra parte, otras canciones como _”Sweet Dreams”_ de Marilyn Manson que suena muy distinta a la canción original de Eurorythmics, sin embargo, no es tan diferente; es decir, ‘es como si fuera la misma canción pero traducida a otro género musical’. Aquí sí escuchamos completamente estilos y filosofías artísticas diferentes expresando un mismo discurso.

A veces, reciclar significa generar algo completamente nuevo basado desde algo que ya existe.

Prodigy tiene canciones originales elaboradas a manera de ‘Frankenstein’ por samples de varias otras canciones. De entrada eso puede sonar a un tema poco creativo o hasta ilegal pero, viéndolo de manera objetiva, ¿cuál sería la diferencia de usar otras canciones existentes y usar escalas musicales que ya se han usado? Estos tipos lo que hacen con los samplers es armar una canción completamente nueva que no se parece a ninguna de las que forman su ADN, el mismo conocimiento musical que tienen los músico se conservatorio pero aplicado a la producción desde algunos softwares digitales. Tienen el mismo mérito del composición a mi modo de ver.

 

 

También existen otro tipo de covers que sirven para ganar terreno en el espectro de su público, es decir; como catapulta para lanzar la popularidad de su banda apalancándose de éxitos consolidados, por ejemplo cuando los Imagine Dragons decidieron hacer un cover de _”Stand by me”_ pero aparte se pusieron creativos y lo mezclaron con otro cover de Taylor Swift y pues bueno, con eso se ganaron a las swifties y a los abuelos de las swifties.

 

 

Hay covers que no se parecen en nada pero son una reinterpretación como _”Summertime”_ de Billie Holliday que fue grabada y publicada en 1900 para ser después reinterpretada por la ’Bruja Blanca’ en el ’68 y hay covers que son igualitas pero en otro idioma como las que se pirateaba Diego Verdaguer del cual no escribiré.

En fin, miles y miles de versiones de clásicos rock en bossa o en violín con sax, que la versión rockera de tal balada o proyectos como Brass Against the Machine que tocan covers y covers manteniendo la esencia de la rola original pero con trompetas y otros ejemplos que han sido verdaderos clásicos sin habernos dado cuenta que eran versiones alternas de otra que no fue tan famosas como _”Cats in the Craddle”_  o el extraño caso de _”Crazy little things called love”_ con el cuál nos hicieron creer que era un cover del gran Elv1s. Despues de todo, los covers vuenen en presentación de canciones, álbumes completos, carreras artísticas y hasta artistas que se dedican a tocar lo que otros ya han tocado.

 

Me gusta ver este episodio de mi vida como una nueva oportunidad, como una versión mejorada de lo que he sido, una reinterpretación de mi existencia o como dirían por ahí: un cover de mí mismo. Let’s rock on!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *