febrero 23, 2024

WILMA, REFLEXIÓN ACERCA DEL RACISMO Y LA ETNOFOBIA

·         Con la interpretación de su autora y directora, la actriz yucateca Itzhel Razo, se escenificará del 30 de noviembre al 3 de diciembre, en el Teatro Sergio Magaña

·         Regresan a nuestro país después de una gira internacional por Alemania y Uruguay

·         Develará placa conmemorativa por sus primeras 100 representaciones

Wilma, una niña que crece como extranjera en su propia tierra, aislada por el racismo y clasismo impuesto por su abuela –quien le prohíbe aprender el maya y juntarse con maya hablantes– se enfrenta a uno de los peores huracanes de la historia e, incapaz de comunicarse con los demás, intenta sobrevivir sin ayuda de nadie.

La historia pertenece a la puesta en escena Wilma, escrita, dirigida e interpretada por la actriz de origen yucateco Itzhel Razo, la cual se presentará del 30 de noviembre al 3 de diciembre, de jueves a domingo, en el Teatro Sergio Magaña de la colonia Santa María La Ribera, con el apoyo de la Dirección del Sistema de Teatros de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Después de presentarse en su primera experiencia internacional en los festivales Import-Export de Alemania e Internacional del Teatro Unipersonal de Uruguay, la puesta en escena, que con estas funciones celebra sus 100 primeras representaciones, fue ganadora en 2023 del premio de la Asociación de Críticos y Periodistas Teatrales (ACPT) a Mejor Monólogo.

En 2005 un feroz huracán alcanzó tierra en Yucatán. El fenómeno meteorológico llevaba por nombre Wilma, tal como se llamaba la abuela irlandesa de la protagonista del relato. Se trata de un monólogo autobiográfico con toques de ficción que combina el teatro, la danza y la cosmogonía maya. Expone, en 60 minutos, el elitismo de la sociedad yucateca, la discriminación, la etnofobia y la rigidez que suelen tener los lazos familiares, al grado de definir el destino de una vida.

A través del performance, la actriz muestra recuerdos de su infancia y de su familia, y rememora, con el dolor que causan las catástrofes, episodios de su vida personal, de cómo la mamá de su papá le negó el derecho a su identidad, al sentido de pertenencia, lo que creó un caos interno que ella ha reordenado a través de las artes escénicas para gritar a los cuatro vientos los estragos que causan estas enfermedades sociales.

En palabras de Itzhel Razo, Wilma es una analogía entre una catástrofe natural y una social, ambas dejan huella por igual, “particularmente en la educación de la niña –que soy yo–“, comenta la actriz.

“Además de aparecer en escena el huracán –cuenta la protagonista–, tanto el físico como el emocional, en el transcurso de la obra aparecen cosas que van surgiendo en el espectador, que se remueven desde adentro, como un mar que nace de las entrañas y, que al final, es una especie de purga.

“Ocurre una devastación personal, física y escénica, como en el momento que sucede el huracán; los azotes, la violencia que conlleva todo ese contenido en lo social y en lo personal acaba por transformarse en un ritual de sanación. Digamos que la obra termina liberando al personaje”, agrega la actriz.

Este biodrama titulado Wilma ha impactado al público desde la primera vez que se presentó en un escenario y ha cautivado al público de todos los espacios en los que se ha presentado.

Formó parte de la programación de encuentros como Tiempo de Mujeres (2020), el Festival de Monólogos Teatro a Una Sola Voz (2020-2021), el Festival de Teatro de La Rendija, el Encuentro de Artes Escénicas ENARTES 2020 y el Festival de la Joven Dramaturgia 2022, entre otros.

Asimismo, la puesta cuenta con un rediseño y producción nueva a cargo de los creativos: Roberto Paredes en el diseño de iluminación, Aurelio Palomino en el diseño de escenografía, Sergio Mirón en diseño de vestuario, Rodrigo Castillo Filomarino con el diseño sonoro, la asesoría de puesta en escena de Luis Alcocer Guerrero y la producción ejecutiva de Andrea Cruz Meléndez.

La asistencia de producción de Alejandro Moreno del Pilar, Graciela López Herrera en la asesoría en técnica balinesa y Ángel Luna Flores en la asesoría actoral.

Al ser cuestionada sobre las dificultades que ha tenido que sortear durante el tiempo que lleva montando su creación escénica, dice: “Creo que es un tema muy tabú en la sociedad mexicana. Yo trato de hacerme responsable de la educación racista que me dio mi abuela, como trato de hacerme responsable de su herencia para lograr que las nuevas generaciones modifiquen esas estructuras pasadas.

“También es complicado exponer el tema, sobre todo por el elitismo que hay en Mérida, pero me doy cuenta que es algo que la gente conecta con las realidades de sus estados, porque esto sucede a nivel nacional. Yo lo asumo, lo expongo y lo critico porque es algo que a mí me dolió”.

Wilma se escenificará del 30 de noviembre al 3 de diciembre, jueves y viernes a las 20:00 horas, sábado a las 19:00 y domingo a las 18:00 horas, en el Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114, colonia Santa María La Ribera, Metro San Cosme).

Admisión: Entrada general, $184. Los boletos se pueden adquirir en la taquilla del teatro y en las plataformas digitales de Ticketmaster.

Para conocer la programación de la Dirección del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, visite la página: www.teatros.cultura.cdmx.gob.mx o la aplicación TeatrosCDMX, disponible en los sistemas operativos Android e IOS y en las redes sociales: Facebook @TeatrosCdMexico, Twitter @TeatrosCdMexico e Instagram @teatroscdmexico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *